Manuel Marsol abre paso a la leyenda

María de la E

Se abre el telón: Pongamos una paisaje segoviano visto desde el cielo. Una carretera y un zoom que se acerca a un coche. Dentro, unos padres contando leyendas sobre castillos románicos. Detrás, un niño. Está maravillado, temeroso. Su fascinación es tan intensa que casi se puede tocar; es tan grande que atraviesa la carretera, las nubes y el tiempo, y regresa a ese niño cuando éste ya ha hecho mayor. Se cierrra el telón: Es Manuel Marsol (Madrid, 1984) recuperando un trozo de su infancia para volcarlo en La leyenda de Don Fermín, un álbum ilustrado que no es cualquier álbum. Contiene una leyenda, y, como tal, su certeza solo podrá revelarse en la imaginación del lector, multiplicándose las hipótesis de su misterio, eternizándose el enigma a lo largo de los siglos.

las

¿Por qué este álbum? Marsol ganó en 2017 el Premio Internacional de Ilustración de la Feria del Libro de Bolonia-Fundación SM por ‘Yökai’ (Fulgencio Pimentel), coescrito con Carmen Chica. Le llovieron piropos merecidos como su “alta calidad técnica”, “la originalidad de su obra”, “voz propia que esta fuera de las tendencias”, “personal, irónico y poético”… Era el primer ilustrador español en conseguirlo. Y entonces SM le hizo el temido engargo: Inspirarse en una leyenda popular española y llevar la historia a un álbum ilustrado, cuyo proceso se expondría este año en la Feria de Bolonia. Dicho y hecho. Marsol cabalgó sobre la fase de bloqueo de la exigencia y en marzo, los que fuimos a la feria, pudimos disfrutar maravillados del álbum y de la exposición que mostraba el amor y el esfuerzo que hay detrás su trabajo.

¿Qué nos cuenta? La desaparición de un caballero medieval que fue visto por última vez montando a caballo. ¿De qué nos habla? De la necesidad de dar respuesta a lo inexplicable, del hambre de relatos y de cómo los hechos insólitos van creciendo a lo largo de los siglos en forma de arte, de tradiciones e incluso de marketing turístico.

Lo que más me gusta del álbum es ese estilo de Marsol a la hora de crear escenas vistas desde arriba, con perspectivas oblicuas, con paisajes abiertos llevados luego al detalle, con planos panomáricos contrapicados, dirigiendo una historia que avanza como en un travelling a lo largo de las horas y los siglos. Con Marsol uno irrumpe en los momentos como un espectador privilegiado, salpicado siempre por la sugerencia.

20180426_165415.jpg

Sus trabajos parecen fruto de la sencillez y, sin embargo, contienen un trabajo intelectual y artístico minucioso, profundo, medido y exigente. En La leyenda de Don Fermín, Marsol ha buceado en la historia del arte español para trabajar una imaginería legendaria propia: Se deshace de dragones y princesas importados y barre para casa con Meninas, arquitectura mozárabe, castillos del románico español y paisaje castellano. Además, hace guiños a Goya, a Velázquez, al teatro -quizá del siglo de oro- y al toro de Osborne, que tan tatuado llevamos muchos en nuestra memoria de los viajes al sur.

índice

Me gusta que la riqueza de sus ilustraciones arranca de la brevedad de sus textos, tal y como lo hace la fuerza de las leyendas de su sencillez narrativa. Y me gusta la factura de su gráfica, que -pintada sobre tablillas de madera- desprende un calor que te acoge y te atrapa. La cromática también hace su parte, con esos contrastes que provoca el mezclar acrílicos con acuarelas, lápices con ceras, pintura plástica con tinta china; y, en el baile, el color teja con el azul, los grises con los negros… tan Marsol.

Y sí, se hace irresistible, perseguir con los dedos de niño -o con los del mayor que deja saltar al niño- esos caminos, esas carreteras, esos laberintos que nos ofrece entre las páginas, y que me recuerdan a las granjas de hormigas. Todos me conducen sin freno a descubrir que los secretos de una leyenda aguardan siempre en los recovecos más ocultos de su historia.

20180426_165355

Manuel Marsol es también autor de Ahab y la ballena blanca (Edelvives) y El tiempo del gigante (Fulgencio Pimentel) -junto a Carmen Chica-, por los que ha recibido importantes premios. En 2014 ganó el Premio Internacional de Álbum Ilustrado de Edelvives y el Premio de V Catálogo Iberoamericano de Ilustración. Además, ha ilustrado libros como La Metamorfosis, de Kafka; portadas de publicaciones, como Babelia; y ha hecho anuncios comerciales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s