David Pintor ‘on the road’

María de la E

Títulos: Colección de cuatro volúmenes: Lisboa/Barcelona/Compostela/Venezia, de David Pintor (Kalandraka, 2014-2017). ¿Qué temas trata? Los aspectos positivos que impregnan a estas ciudades  Edad recomendada: Todas.

A comentar…

¡Paren las ciudades! Sí, sí…he dicho bien…¡Paren! Que se quiten las personas, que las agujas de los relojes se vuelvan de sal; que el sol nos sorprenda entre las sombras y la lluvia dispare atardeceres suaves sobre los adoquines; que vuelen las hojas, los pájaros y los peces también; que los gatos sonrían a sus sombreros y los pies se eleven anudados a la imaginación… que nos metan en las páginas de Kalandraka, en los viajes de David Pintor (Galicia, 1975), y que, tras sus pasos, recorramos Lisboa, Barcelona, Compostela y Venezia…

  1. 20171220_184744.jpg

AVISO:

…que se abstengan los turistas y que tomen asiento los viajeros…

…cada libro es un viaje sin móviles ni prisas ni ansiedad por conocer….

…en la idea del viaje brota una manera de vivir: apreciar cada instante como eterno…

…en la idea del viaje brota una manera de crear: entrar en comunión hasta con lo más insignificante

Bienvenido, viajero, a cuatro viajes que son como cuatro melodías ilustradas…

Viajeros, el placer de estos cuatro volúmenes tiene mucho de vouyerismo, no lo voy a negar. Como cualquier libro de viajes, aquí, no haremos otra cosa que conocer cuatro ciudades bajo la mirada de su autor. En cada uno de ellos está todo aquello que “tiene que estar”: la Praça das flores, la Laguna di Venezia, la Rúa Nova, Alfama y el Parque Güell…Pero no tal cual, sino de paso…del paso melódico y romántico de David Pintor, que ni mucho menos es un guía turístico.

Lo seguimos como sin hacer ruido. Y es que, en el fondo, estos libros te llevan a la aventura de seguir a un creador en su caza de ideas. Él pasea con su bici y su cuaderno por estas cuatro ciudades…come, descansa, escucha lo que su lápiz le dice al oído…y se deja llevar hoja tras hoja, café tras café, puente a puente, por todo lo que se va encontrando.

images

Son libros llenos de vitalidad y de música. Su trazo vibra, las luces abren y cierran los días, las arquitecturas y las calles parecen estar vivas, las ropas tendidas tratan de huir con la brisa, las chimeneas humean actividad….y, sin embargo, hay un mutismo extraño y delicioso: No hay ninguna persona, solo Pintor. Pintor y la ciudad; y tú, viajero -con él- a la sombra.

Estamos ante cuatro viajes íntimos, en los que suenan violines y pájaros, en los que se reproduce el mundo interior de su autor con una belleza, alegría y cromatismo extraordinarios.

davidpintorve.jpg

No en vano, con Venezia, Pintor ha ganado un premio especial del jurado del IV Festival de Literatura Infantil y Juvenil dedicado al gran Gianni Rodari.

Y no en vano, incluiríamos cada uno de estos libros en esa tienda de “souvenirs con encanto” que todavía echamos de menos en las ciudades.

Son como una postal viva, como una melodía ilustrada, un recuerdo magnífico. Además muestran una manera deliciosa de afrontar un viaje, lejos de los estímulos mediáticos que hoy distraen tanto a quienes queremos permanecer viajeros.

Con Pintor, se nos queda ese sabor añejo de quien viaja libre de espíritu y equipaje. De quien se sumerge en las ciudades como en un diálogo mágico y personal. Pintor contagia e inspira. Dan ganas de emprender una viaje solo para tomar un café en una plaza y ver pasar a las palomas volar. Quizá del vuelo nazca una historia, un dibujo, una canción…

David Pintor amplía con estos libros de viajes el ya de por sí creciente mundo del álbum ilustrado. Una vez más, le sobran las palabras para emocionarnos con su talento, por el que ya ha recibido premios tan importantes como el Andersen (La piccola grande guerra), el Nami Island en Corea y el Society of News Design, entre otros. Esperamos que siga muy presente en la lista The White Ravens -como ya lo estuvo en 2009, 2011 y 2014- y en encuentros como la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil de Bolonia.

Gracias, Kalandraka, por hacer caso a nuestro ruego y permitir con este envío que hayamos emprendido y aprendido del viaje de Pintor.

Algunas propuestas tras la lectura:

  • Si viajamos a estas ciudades con los álbumes como guías, podemos marcar todas las cosas que vayamos viendo durante el viaje.
  • Con los más pequeños, se puede jugar a encontrar objetos. Con los más grandes, a reconocer monumentos.
  • Se puede trabajar la empatía, ponerse en el lugar del protagonista y tratar de imaginar lo que piensa y lo que siente en cada escena. Podemos incluso, dibujar por él lo que creemos que pinta en su cuaderno.
  • Por último, lo más divertido, tomar esta colección como inspiración para hacer nuestro propio Álbum ilustrado de viaje la próxima vez que descubramos un nuevo destino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s