Crónica bélica de la vulnerabilidad: “Akim corre”

 

akim-corre-003Por María de la E

Título: Akim corre, de Claude K. Dubois (Lóguez Ediciones, 2015).

¿Qué temas trata?

La guerra, la separación, la vulnerabilidad, la solidaridad, los afectos y la esperanza.

Edad recomendada: De 6-9 años en adelante. También es una lectura adulta.

A comentar…

Dos de las firmantes de este blog descubrimos juntas el año pasado en la Feria del Libro Infantil y Juvenil de Bolonia el álbum Akim corre (Lóguez Ediciones), de Claude K. Dubois. Desde entonces, no me he quitado de la cabeza esta joya editorial sobre la guerra.

De entrada, me sedujeron la imagen de la cubierta y el título, tan sobrios y al mismo tiempo tan agitados. También su edición cuidada: con la tapa dura, el tamaño casi de bolsillo y horizontal, el gramaje generoso del papel -que te lleva al placer de sentirlo- y su color marfil en contraste de la gama de grises y sepias de las ilustraciones.

Pero entonces vino la historia, y, con ella, las emociones in crescendo, los labios encogidos, el estómago prieto, la lágrima en la punta de la pestaña…

Las páginas nos revelaron a Akim: un niño que se construye un barco y que sale a jugar al río Kuma con sus amigos. Un niño que está sentado en la arena y que de repente, como si se abalanzara sobe ellos un tsunami, siente los sonidos de la guerra cada vez “más y más fuerte”, más y más cerca. Los torpedos, las bombas y el “sálvese quien pueda” les tragan. Los escombros, el vacío y el pánico se agitan. Akim aparece solo, desconcertado, destemplado y asustado. Pero una mano le salva, le arranca de la destrucción y le penetra en una ristra humana veloz para –horror- soltarse otra vez. Akim vuelve a estar solo entre muertos como hormigas aplastadas. Y busca a “su madre, a su hermana, a sus amigos. En vano”.

Luego corren las páginas, el relato gráfico que nos mantiene en vilo: Akim y su fugaz paso por un refugio; su secuestro a manos de militares; y, otra vez, la huida, con los otros, con los que caminan en masa desafiando a las leyes y a los hombres, buscando un horizonte y dándose las manos. Como piezas de puzle perfecto de la solidaridad humana –otras veces del negocio-, les recoge una barca que les cruza donde está la ayuda humanitaria y el campo de refugiados: la comida, el sueño y la soledad. La vida y el juego mudo, la tristeza y la nostalgia. Pero también los milagros. Un día, el responsable del campo le devuelve a Akim aquello que más extraña.

images_024

La veracidad y ferocidad de esta historia me conmovieron tanto que me olvidé de que estábamos en una feria. Qué atrocidad la guerra, grité una vez más por dentro, y qué sencillez tan grandiosa la de Claude K. Dubois a la hora de narrarla.

Aunque contenga algo de texto, el peso narrativo de esta obra lo mantienen las ilustraciones con una fuerza expresiva que contrasta con el minimalismo de sus trazos. Son estampas abocetadas, casi tomadas en el acto con la prisa de una guerra, donde la mirada tiene que estar viva para reflejar que cada instante es decisivo. Planos cortos, escenarios mínimos y unos cuerpos que a veces son simples sombras, rayajos de lápiz a mano alzada. Me llegan los golpes, los gritos, la desesperación y la furia. Me atrapa porque solo quiero llegar al final y que acabe bien. Me estremece por su humanidad.

Akim corre es una joya de las que quieres que no existan para poder así negar la guerra, para poder decir que nunca supiste lo que era porque en realidad nunca fue. Pero desgraciadamente, Claude K. Dubois publicó este libro un año después de que comenzara la Guerra en Siria. Lo publicó precisamente porque la guerra y los conflictos existen: En Siria y también en Iraq, Yemen, Turquía el Gran Sahel, Sudán del Sur, Afganistán, el Congo…No pueden desdecirse.

Hoy reivindico este libro como un libro desgraciadamente necesario contra las guerras, por sus víctimas y por la necesidad de una conciencia lúcida. Es un libro que no responde a ninguna edad ni tampoco a una lectura fugaz.

Akim corre ha sido Premio Alemán de Literatura Infantil y Juvenil 2014 y Premio álbum Ilustrado 2016 del Gremio de Libreros de Madrid, entre otros.

Algunas propuestas tras la lectura:

  • Hablar sobre la importancia de la paz en contraste con la guerra: ¿Cómo nos imaginamos la vida de Akim sin una guerra?
  • Hablar sobre la solidaridad y la esperanza: ¿Por qué ayudar a personas que no conocemos? ¿Se puede salir de situaciones difíciles? Podemos inventar con los niños un final feliz, dibujarlo y pegarlo al final del libro.
  • Hablar sobre el instinto de superación.
  • Trabajar la empatía, con preguntas del tipo: ¿Cómo crees que se siente Akim cuando empieza la guerra? ¿Y durante la misma? ¿Y al final del libro?
  • Hablar de la importancia de las relaciones familiares y del afecto en general.
Anuncios

2 comentarios en “Crónica bélica de la vulnerabilidad: “Akim corre”

    • Gracias por tu comentario, Gabriel.
      Estoy totalmente de acuerdo. Es una pena tener que contar un mundo que nos duele, y a la vez…es tan necesario.
      Si lo buscas, cuéntanos luego lo que te parece. Nos encantará saberlo.
      (María de la E)

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s